Viruela

La posibilidad de un brote de viruela es aterradora, pero los funcionarios de salud pública están preparándose para responder a una situación de este tipo de manera rápida y eficaz. El público también puede prepararse al estar informado. Esta hoja informativa fue creada con el propósito de ofrecer al público información básica acerca de la posibilidad de que la viruela sea utilizada como arma biológica y qué hacer si eso ocurre. De ocurrir una emergencia por viruela, se dará a conocer información detallada e instrucciones en el sitio Web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y a través de medios de comunicación como la radio y la televisión.

Por qué la viruela genera inquietud

Porque la viruela fue erradicada hace muchos años, por lo tanto, un caso de viruela hoy día sería el resultado de un acto intencional. Aun cuando se confirmara solamente un caso, éste sería considerado una emergencia.

Gracias al éxito de la vacunación, el último brote natural de viruela en los Estados Unidos ocurrió en 1949. Ya para 1972, en los Estados Unidos, no era necesario seguir con las vacunas de rutina contra la viruela en los niños. En 1980, se afirmó que la viruela había sido erradicada en todo el mundo y desde entonces no ha ocurrido ningún caso de viruela de manera natural.

Hoy día el virus de la viruela está guardado en dos laboratorios autorizados para ello en los Estados Unidos y en Rusia. Sin embargo, hay razones para creer que algunos países han utilizado el virus para fabricar armas biológicas y que éstas están en manos de grupos terroristas. La viruela es una enfermedad grave que puede ser hasta mortal. Los CDC lo consideran un agente de "Categoría A". Se cree que los agentes de Categoría A son la peor amenaza potencial contra la salud pública.

Posibles maneras de contraer la viruela

Algunas maneras posibles de contraer la viruela:

  • Contacto cara a cara prolongado con alguien que tiene viruela (por lo general, una persona que ya tiene una erupción provocada por la viruela). Es así como la mayoría de la gente se infectaba con la viruela en el pasado. Sin embargo, es posible que una persona esté en contacto con alguien que tenga viruela y no se infecte.
  • Contacto directo con fluidos corporales infectados o un objeto, como lencería o ropa , que esté contaminado con el virus.
  • Contacto con la viruela aerolizada (el virus es liberado en el aire). Rara vez en el pasado la viruela se propagó por un virus transportado por el aire en sitios cerrados como edificios, autobuses y trenes. El virus de la viruela no es fuerte y muere al contacto con la luz solar o el calor. En los experimentos de laboratorio, el 90% de los virus de viruela aerolizados mueren en 24 horas; en presencia de luz solar, este porcentaje podría ser incluso mayor.

No se conocen casos de viruela transmitidos por insectos o animales.

Signos y síntomas

  • Durante los primeros 7 a 17 días de haber estado expuesta al virus de la viruela, la persona infectada se siente bien y no es contagiosa (no propaga la enfermedad).
  • Al cabo de 7 a 17 días, aparecen los primeros síntomas de la viruela, entre ellos, fiebre, cansancio, dolor en todo el cuerpo, dolor de cabeza y algunas veces vómitos. La fiebre, por lo general, es alta y puede subir hasta los 101 - 104 grados Fahrenheit (entre 38 y 40 grados centígrados). En ese momento, las personas suelen sentirse demasiado enfermas para seguir con sus actividades habituales. Esta etapa puede durar de 2 a 4 días.
  • Luego aparece una erupción que se manifiesta primero en la lengua y en la boca en forma de manchitas rojas. La erupción se extiende a la piel, comenzando en la cara y propagándose después a los brazos y a las piernas y posteriormente a las manos y a los pies. Por lo general, la erupción se extiende a todo el cuerpo en un lapso de 24 horas.
  • La erupción da paso a protuberancias que luego se convierten en “pústulas”, por lo general elevadas, redondas y firmes al tacto, como si hubiese un objeto pequeño redondo debajo de la piel.
  • Las pústulas comienzan a secarse y se forma una costra. Al final de la segunda semana después de aparecer la erupción, la mayor parte de las llagas han formado costras. Las costras comienzan a caerse y van dejando cicatrices. La mayoría de las costras se habrán caído a las 3 semanas de haber aparecido la erupción.

Una persona con viruela a veces es contagiosa cuando tiene fiebre, pero es mucho más contagiosa cuando aparece la erupción. La persona infectada es contagiosa hasta que se le haya caído la última costra. En el pasado, la mayoría de las personas solían recuperarse de la viruela y solo tres de cada diez morían.

Tratamiento y prevención

No hay un tratamiento comprobado para la viruela. Los científicos se hallan investigando nuevos tratamientos. A los pacientes con viruela se les puede ayudar con fluidos intravenosos, una medicina para controlar la fiebre y el dolor y antibióticos para cualquier infección bacteriana secundaria que pudiera presentarse.

Una de las mejores maneras para prevenir la viruela es a través de la vacunación. Si una persona es vacunada antes de estar expuesta a la viruela, podrá estar totalmente protegida. La vacunación efectuada dentro de los 3 días siguientes a la exposición al virus prevendrá la viruela o reducirá considerablemente su gravedad en la mayoría de las personas. La vacuna aplicada dentro de los 4 a 7 días siguientes a la exposición probablemente ofrezca cierta protección contra la enfermedad o puede que disminuya su gravedad. La vacuna no protegerá a los pacientes de viruela que ya tengan la erupción.

En estos momentos la vacuna contra la viruela no está disponible a todo el público. Sin embargo, hay suficiente vacuna contra la viruela para vacunar a todo el que la necesite en caso de una emergencia.

Cómo responderán los funcionarios de salud pública en caso de un brote de viruela

Los CDC han diseñado un plan detallado para proteger a los estadounidenses contra el uso de la viruela como arma biológica. El plan incluye la creación y el uso de equipos especiales de asistencia médica y trabajadores del área de salud pública. Si se descubre un caso de viruela, estos equipos tomarán medidas inmediatas para controlar la propagación de la enfermedad. La viruela fue erradicada a través de acciones de salud pública específicas, las cuales incluyeron la vacunación, y estas acciones serán puestas en práctica nuevamente.

  • Si ocurre un brote de viruela, los funcionarios de la salud pública utilizarán la televisión, la radio, los periódicos, la Internet y otros canales para informar a las personas sobre lo que deben hacer para protegerse a sí mismas y a sus familias.
  • Estos funcionarios indicarán a la gente adónde ir si creen que tienen viruela.
  • Los pacientes de viruela serán aislados (lejos de otras personas que pudieran contagiarse) y recibirán el mejor cuidado médico posible. El aislamiento evita que el virus contagie a otros.
  • A todo el que haya estado en contacto con un paciente de viruela se le ofrecerá la vacuna contra la viruela tan pronto como sea posible. Luego también se vacunará a aquellos que hayan estado en contacto con esas personas. Después de recibir la vacuna, estas personas deberán estar atentas a cualquier signo de viruela. Probablemente se pida a la gente que haya estado expuesta a la viruela que se tomen la temperatura a intervalos regulares y reporten los resultados al departamento de salud que les corresponda.
  • También puede ofrecerse la vacuna contra la viruela a aquellos que no hayan estado expuestos a la enfermedad, pero que quieran vacunarse. En las clínicas locales se explicarán los riesgos y los beneficios de la vacuna y habrá profesionales para responder preguntas.
  • A nadie se le obligará a vacunase, aun cuando haya estado expuesto a la viruela.
  • Para evitar la propagación de la viruela, es probable que haya que aislar durante 18 días como mínimo a toda persona que haya estado en contacto con una persona con viruela, pero que decida no vacunarse. Durante ese tiempo, esas personas estarán en observación para detectar cualquier síntoma de viruela.
  • Las personas que sean aisladas no podrán ir a trabajar. Se tomarán medidas para satisfacer sus necesidades diarias (p.ej. alimentos y otras necesidades).

Debido a que la viruela no se propaga tan fácilmente como el sarampión o la gripe, la puesta en marcha de acciones como la vacunación y el aislamiento permitieron a los funcionarios de la salud pública erradicar la enfermedad.

Qué puede hacer para protegerse a sí mismo y proteger a su familia durante un brote

  • Manténgase informado. Escuche las noticias para enterarse de cómo el brote está afectando a su comunidad. Los funcionarios de salud pública darán información importante sobre áreas tales como casos de viruela detectados y a quién llamar y adónde ir si usted cree que ha estado expuesto a la viruela.
  • Siga las instrucciones de las autoridades de salud pública.
  • Manténgase y mantenga a los niños alejados de toda persona que pudiera tener viruela. Esto es particularmente importante si usted y sus hijos no están vacunados.

Si usted cree que ha estado expuesto a la viruela, manténgase alejado de otras personas y llame al departamento de salud o a un proveedor de asistencia médica de inmediato; ellos le dirán adónde ir.