Verrugas


Las verrugas son tumores de la piel causadas por la infección por el virus humano papiloma. Existen más de 70 subtipos de este virus. Las verrugas son muy frecuentes en la infancia y adolescencia y generalmente se contagian por contacto por un familiar o compañero afecto o se auto inoculan de una localización a otra. Una vez se ha contagiado el virus este puede estar de forma latente en la piel y desarrollar la verruga desde unas semanas hasta varios meses después. Es frecuente la desaparición espontánea de las verrugas si bien en ocasiones pueden requerir varios años. En los pacientes adultos suelen ser más persistentes.

Las verrugas no representan un problema médico, no son causa de ninguna enfermedad, no pueden afectar a un órgano interno ni pueden causar cáncer de piel. Sin embargo en ocasiones pueden ser dolorosas y adquirir un tamaño que las haga cosméticamente y funcionalmente inaceptables.

Para eliminar las verrugas puede intentarse estimular el sistema inmune propio para hacer que ataque al virus que las causa. Existen varios tratamientos.

Los productos químicos pueden contener ácido salicílico o otros compuestos que eliminan la porción más superficial de las verrugas. Generalmente se aplican una vez al día y hay que persistir con el tratamiento hasta 3 meses. Un porcentaje significativo de verrugas pueden desaparecer o hacerse de menor tamaño con esta técnica. Para utilizarla es bueno humedecer la verruga con agua jabonosa, eliminarla con una lija o con una piedra pómez y entonces aplicar la loción dejando que seque. Este liquido puede dejarse secar al aire o aplicando un vendaje sobre la misma, lo cual se recomienda en las verrugas plantares. Existen diferentes concentraciones de estos productos que se utilizan dependiendo del grosor de las verrugas. Si estos productos químicos queman o causan molestias debe suspenderse el tratamiento hasta que pueda aplicarse de nuevo, teniendo cuidado de no aplicarlo en la piel normal.

En las verrugas plantares puede utilizarse soluciones de formaldehído al 3%, humedeciendo las verrugas varias veces a la semana, protegiendo la piel normal con vaselina.

La aplicación de crioterapia es también útil en el tratamiento de las verrugas. Generalmente se aplicada cada semana o cada 3 semanas hasta que la verruga desaparece. Generalmente causa molestias pasajeras y puede dar lugar a la aparición de una ampolla. El éxito de esta técnica es del 70% tras 3-4 meses de tratamiento regular

La realización de la crioterapia con curetaje de las verrugas, reduce la necesidad de aplicar el nitrógeno liquido con frecuencia y mejora los resultados.

También puede utilizarse la electro cirugía, con la aplicación de anestesia local, con lo que una vez extraída la verruga se realiza una electrocoagulación de la base de la verruga. Generalmente requiere unas dos semanas para curar la herida y incluso utilizando esta técnica un 20% de las verrugas recidivan al cabo de unos meses.

Es muy raro que se recomiende la extirpación quirúrgica de la verruga ya que es frecuente que deje una cicatriz permanente sin producir mejores resultados que las anteriores técnicas.