Varices

Las várices son la más común de las enfermedades vasculares periféricas. Se presentan preferiblemente en la mujer. Claro que el hombre las padece pero en menor porcentaje. La edad no influye, pueden aparecer a la edad de 15 años, como a los 30.

Las varices ocurren por malfunción de las válvulas de las venas de las piernas. Consisten en la dilatación, alargamiento y tortuosidad de las venas superficiales de los miembros inferiores.

En condiciones normales, las válvulas venosas están para ayudar a que la sangre de retorno vuelva al corazón y no caiga por efecto de la gravedad. Sin embargo, los embarazos, las tromboflebitis, la obesidad o una cierta predisposición congénita pueden hacer que las válvulas se ensanchen y debiliten.

La sangre se estanca así en las venas sobre todo de las piernas y éstas se hacen gordas y tortuosas. Las varices tienden a hacerse más grandes con el tiempo, y pueden llegar a ser causa de edemas en las piernas y úlceras varicosas, que a menudo se preceden de pigmentación café oscura de la piel.

CAUSAS

La enfermedad venosa describe una debilidad de las paredes de las venas y una diferencia en el número de las válvulas que predispone al ser humano, desde su nacimiento, a padecer esta enfermedad. Está demostrado que es hereditaria: estudios recientes muestran que por lo menos de dos a tres miembros de una misma familia sufren de esta enfermedad. Algunas causas pueden ser:

Embarazo
Ingesta de anticonceptivos
Obesidad
Inmovilización en cama por largo tiempo
Inmovilización durante largos viajes, bien en carro o avión
Pacientes con neoplasias (cáncer)
Cirugías prolongadas
Insuficiencia cardíaca
La bipedestación (permanecer de pie), influye en el desarrollo de las várices ya que se aumenta la presión a través de los vasos sanguíneos venosos. Al aumentarse esta presión, la sangre trata de salir del lecho vascular produciendo edema (inflamación), dolor y más dilatación de las venas normales.

Se trata de una enfermedad preferiblemente del sexo femenino, y la tendencia de la mujer a las labores domésticas (lavar, planchar, cocinar, etc.) hace que permanezca por largos períodos en forma estática, lo que agrava su enfermedad. Igualmente, la permanencia en posición sentada tiene unos efectos similares al permanecer de pie.

SIGNOS Y SINTOMAS

Venas agrandadas visibles bajo la piel de las piernas.
Coloración parda-grisácea de los tobillos ó pantorrillas.
Ulceras en la piel de los tobillos.
Pesadez de las piernas
Inflamación (edema)
Tensión
Calambres nocturnos
Malestar en las piernas
Sensación de calor
Dolor
Molestias en general

TIPOS DE VARICES

1. Tronculares: son aquellas que afectan cualquiera de las venas principales de las piernas (safena interna, safena externa).

2. Recticulares: son aquellas pequeñas várices abultadas que se encuentran localizadas en cualquier territorio de la pierna y que no corresponden a los territorios de las venas safenas.

3. Venectasias intradérmicas: son finas ramificaciones venosas, prominentes, de color violáceo o rojo, cuya importancia es primordialmente estética.

LOCALIZACION Y DIAGNOSTICO

Las várices se ubican en los miembros inferiores. Pueden estar localizadas en los muslos, las piernas y los pies.

El examen de las venas corresponde al médico especialista, y debe hacerse con el paciente en posición de pie, toda vez que es la forma en que las venas aparecen.

Este es un examen simple durante el cual el médico podrá detectar fácilmente el tipo de enfermedad, a la vez que descartará otro tipo de enfermedad que pueda simular los síntomas ya descritos.

FACTORES QUE FAVORECEN APARICION DE VARICES

Durante mucho tiempo se atribuyó como causa de várices el embarazo. Hoy sabemos claramente que la gestación no produce várices. La mujer que genéticamente esté predispuesta a tenerlas, con el embarazo o sin él, las presentará.

Desde luego la presión uterina aumenta la éstasis venosa y dificulta el flujo de retorno venoso normal, y se puede considerar que al igual que otros factores como estar de pie, o sentado, contribuye a la formación de várices, pero sin que sea el embarazo la causa directa de estas.

El sedentarismo equivale a la falta de ejercicio o movilidad de las extremidades, facilitando su aparición.

Durante mucho tiempo se dijo que las prendas de vestir apretadas como medias al tobillo, ligas, zapatos apretados o de tacón alto eran perjudiciales y desencadenaban várices. Hoy sabemos que las ligas y las medias al tobillo no perjudican ni crean várices, aunque desde luego no son muy recomendables en el enfermo varicoso.

El tacón alto está indicado ya que al tener el talón levantado contrae la bomba muscular de los músculos gemelos facilitando de esta forma un mejor retorno venoso a la sangre.

TRATAMIENTO

Se debe acudir a la consulta del especialista con el fin de indicarle tratamiento decirugía, escleroterapia, tratamiento médico u otros, teniendo en cuenta el tipo de várices, su localización, sus repercusiones o lo avanzado de su enfermedad.

Cada paciente es un mundo y por consiguiente debe emplearse el método que sea necesario y conveniente para el beneficio del enfermo. El médico es quien debe juzgar e indicar a su paciente el tipo de tratamiento necesario para lograr un resultado óptimo, rápido y eficaz para así obtener el beneficio buscado.

El tratamiento de las várices, cuando están comprometidas las grandes venas (safenas interna y externa) debe ser quirúrgico. Cuando no están comprometidas las grandes venas, y las várices son aisladas, el especialista puede determinar si este tratamiento debe ser de tipo quirúrgico o escleroterápico.

Cirugía Safenectomía: Cualquier cirugía o procedimiento practicado al ser humano, desde luego conlleva a un riesgo, pero las técnicas actuales, el desarrollo de la anestesiología y los adelantos científicos, han simplificado mucho este tipo de procedimiento.

En la década actual la cirugía de las várices se ha simplificado de tal forma que se puede realizar en forma ambulatoria, eso quiere decir que el paciente ingresa a la clínica en horas de la mañana y en la tarde está retornando a su casa. La indicación es que a las 12 horas de operado ya debe caminar.

La enfermedad varicosa guarda una relación estética importante. La pregunta frecuente del enfermo varicoso es: '¿cómo me quedarán las piernas después de la cirugía?' Con la microcirugía, las incisiones son de un diámetro milimétrico, que hacen que estas desaparezcan al cabo de algunos meses sin que quede el más mínimo vestigio de ellas.

La Escleroterapia: Es un procedimiento por medio del cual introduciendo una sustancia activa en la luz de un vaso, lo oblitera (cierra), haciéndolo desaparecer en forma completa. La escleroterapia es del dominio específico del angiólogo, quien es la última persona que puede indicarlo o contraindicarlo de acuerdo con el estado del paciente, el tamaño de las venas y su localización. Debe hacerse teniendo en cuenta los antecedentes del paciente.

La escleroterapia deberá usarse en:

Venas de pequeño calibre
Telangiectasias
Venectasias
Varículas aisladas
Venas residuales
Venas recidivantes.

No podrá utilizarse en:

Venas de gran calibre (safenas externas o internas)
Venas perforantes incompetentes.


El tratamiento médico: el uso de fármacos o medicamentos es un arma fundamental que debe usarse como coadyuvante de cualquier tratamiento que se realice para la enfermedad venosa.

Los fármacos específicos actúan sobre las paredes de las venas, disminuyendo el proceso inflamatorio de las mismas, y los tejidos que la rodean. Dichos fármacos mejoran considerablemente las molestias causadas por la enfermedad venosa. Para tener un resultado positivo con los medicamentos, su tratamiento deberá ser prolongado y periódico.

En muchos casos los remedios naturales surten efecto, mejoran la apariencia de la vena y ayudan a contrarrestar las molestias.

1. Después del baño friccione las piernas suavemente, de abajo hacia arriba, con agua de hamamelis, durante dos minutos.
2. Mezcle en partes iguales agua con aceite de oliva, o aceite de almendras dulces, caléndula o romero. Masajee hacia arriba suavemente.
3. Incremente el consumo de vitamina C (cítricos, brócoli, frutas, verduras frescas) y vitamina E (germen de trigo, nueces, semillas, huevos, cereales, vegetales de hoja verde).
4. Coma mucha fibra para evitar el estreñimiento.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Prevenir es el mejor tratamiento para evitar las várices. El médico vascular le indica qué hacer:

A. Llevar dieta balanceada porque la obesidad dificulta la circulación.

B. Hacer ejercicio, especialmente gimnasia, natación o ciclismo. Si no, caminar una hora diaria

C. Usar medias compresivas, porque constriñen las varicocidades, garantizan el retorno venoso y evitan el estancamiento de la sangre.

D. Al terminar el baño echarse finalmente agua fría, haciendo un masaje ascendente desde los tobillos hasta los muslos.

E. Evitar depilación con cera caliente, saunas o baños prolongados a temperaturas altas.

F. Caminar descalzo sobre las puntas de los pies, durante unos dos minutos y descansar. Repetir este ejercicio cinco veces al día.

TRATAMIENTO DE VARICES CON LÁSER

Hay diferentes tipos de láser para tratar las varices, que se aplican según el tipo, la extensión y la profundidad de cada caso. Son tratamientos que no precisan ingreso hospitalario y de duración corta (1-3 sesiones).

· Terapia Fotodinámica de Varices

Se trata de la combinación de la nueva generación de láseres vasculares con la aplicación de microespumas de "polydocanol".

Esta nueva técnica del Instituto Médico Láser aporta seguridad, disminución del dolor, rapidez (al ser necesarias muy pocas sesiones) y escasas hiperpigmentaciones (manchitas por depósitos de hierro) y de matting, (zonas enrojecidas intensas que desaparecen con la presión). En la actualidad se trata del procedimiento más seguro, rápido y con menos efectos colaterales de todo arsenal terapéutico actual.

· Varices Graves

En varices graves, se determina primero mediante un Eco-doppler la permeabilidad del sistema profundo y valora la presencia de la insuficiencia del cayado de la safena mayor. En caso positivo se realiza una pequeña intervención quirúrgica, ambulatoria, con anestesia local que consiste en cerrar la válvula mayor responsable de la insuficiencia venosa en esa pierna. A continuación se realiza al paciente un tratamiento con microespumas en el resto de las varices tronculares del miembro enfermo, acompañándose de terapia combinada con láser de ND-YAG. La aplicación de estas espumas en el tratamiento de varices tronculares (las que antes siempre se operaban), permite a los cirujanos evitar una técnica quirúrgica agresiva.

La principal ventaja que ofrece este procedimiento combinado es que se evita el riesgo de tromboembolismo pulmonar al tener un cierre quirúrgico del territorio enfermo en su conexión con el resto del árbol venoso y se evita el mayor reflujo, la causa más frecuente de recaída. Además la utilización de láser con microespumas minimiza el riesgo de hiperpigmentaciones.

· Varices Estéticas

En este campo de las llamadas "varices estéticas" es donde la aportación de las nuevas generaciones de láseres, sobre todo los que utilizan la fuente de Neodimio-YAG, han modificado las expectativas de estos pacientes. Estos láseres juegan un papel decisivo en el tratamiento de las enfermedades varicosas de las piernas (telangiectasias o "arañas vasculares").

El tratamiento de telangiectasias con láser es más rápido y seguro que la esclerosis convencional o alguna de sus modificaciones al uso.