Vaginitis

Muchas mujeres en el mundo han sufrido alguno de estos síntomas y por vergüenza o por creer que su caso es único no acuden al médico y soportan las molestias típicas de la vaginitis. Esta es una enfermedad común, que hoy en día afecta a tres de cada cuatro mujeres produciéndoles rasquiña, flujos de mal olor, irritación, entro otros molestos síntomas.
La vaginitis es una enfermedad que se puede presentar a cualquier edad y que no es exclusiva de las mujeres con una vida sexual activa. “Cualquiera puede presentar esta inflamación en la pared vaginal acompañada de flujo anormal”, aseguró el ginecólogo español Salvador Giménez.

En muchos casos la vergüenza es mucho más fuerte que los síntomas y las mujeres prefieren no ir a consultar con algún especialista, decisión poco acertada ya que. “La consulta es fundamental –afirma el ginecobstetra Herman Redondo–. De no hacerla, el problema que es simple se puede agravar y llevar a una infección urinaria o a inflamación del cuello de la matriz, una infección que puede evolucionar a estados precancerosos”.

Esta enfermedad puede traer problemas más serios si no es tratada a tiempo; ya que sin un control adecuado puede presentarse una obstrucción en el cuello uterino, las trompas o en los ovarios, lo cual podría provocar esterilidad.

El tratamiento y control de la vaginitis es realmente simple, sólo se requiere de la consulta de un especialista, quien se encarga de formular los medicamentos adecuados según el tipo de infección que se padezca.

El 90% de los caos de vaginitis son causados por la presencia de bacterias u hongos. Y el 10% restante se debe a alergias o irritaciones. En el periodo de la menopausia es normal que se presente debido a la disminución en el volumen de las células de la vagina.

Si bien, la vagina, en condiciones normales, tiene sus propias defensas encargadas de prevenir el crecimiento de hongos , bacterias o parásitos, en algunos casos no son suficientes por la cantidad de agentes externos e internos.

En Colombia la principal causa de vaginitis es de tipo bacteriana, por la Gardnerella vaginalis, así lo aseguró el médico Guillermo Charry de la Unión contra Enfermedades de Transmisión Sexual (Uccets). Luego está la bacteria E. Colli y, en cuanto a los hongos, la cándida albicans es la más frecuente”.

Este tipo de bacterias se generan por diversas razones. La principal es el mal aseo personal. Sin embargo, en algunas mujeres, más sensibles, puede ser causada por el uso de perfumes vaginales, tampones, toallas higiénicas aromatizadas, desodorantes en aerosol o jabones muy fuertes.

Es imposible determinar una causa única para esta enfermedad; ya que en todas las mujeres pueden existir causas diferentes. Diversos estudios aseguran que existe una predisposición genética, que hace que la flora vaginal varíe. También aseguran que las defensas naturales no son suficientes para evitar la infección lo que puede ser una de las causas para el desarrollo de la vaginitis.

Los especialistas están de acuerdo en asegurar que las relaciones sexuales son uno de los factores importantes en la aparición de la vaginitis. “Las manos sucias que tocan las partes íntimas, el hombre promiscuo que infecta a la mujer, son situaciones muy frecuentes”, dice Charry. Por ello, el problema no es sólo de la mujer ni la solución es exclusivamente suya.

En situaciones normales la mujer siempre está presentando un tipo de flujo normal que es trasparentes e inodoro y que se manifiesta en la parte final del ciclo menstrual o en el momento de la ovulación. Si existe algún cambio en este flujo, y se torna de color oscuro o tiene mal olor; lo más probable es que se trate de vaginitis.

El uso de duchas vaginales no es muy recomendable cuando se sienten estos primeros síntomas; ya que se puede hacer que la infección empeore o que se extienda hasta los órganos reproductores. Un consejo médico es que la limpieza del área genital se haga de adelante hacia atrás, de manera que no se transporten bacterias del recto a la vagina.

De igual forma es bueno utilizar ropa interior de algodón y evitar el uso de los pantalones my ajustados que no dejan una libre transpiración en el área genital.

En caso de creer que el jabón con el que se lava la ropa interior es el causante de la irritación, hay que cambiarlo. Lo mismo si se cree que son algunas toallas higiénicas o perfumes.

Por último es importante tener en cuenta que una estricta higiene antes y después de la relación sexual es un mecanismo preventivo básico para este tipo de infecciones.