Ultrasonidos (US)

US: Ultrasonido. Es la utilización de ondas ultrasónicas para el diagnóstico o finalidad terapéutica, específicamente para reflejar la estructura interna del cuerpo, supervisar un feto en desarrollo, o generar calor intenso localizado para los tejidos.

ECOGRAFÍA

El ultrasonido, comúnmente llamado ecografía por el principio que utiliza para obtener la imagen, se ha popularizado desde su desarrollo por las ventajas de ser un método económico, seguro, sin riesgo de radiación y de fácil aprendizaje y entrenamiento para el operador.

De hecho, en algunos departamentos, es común observar que quien manipula el ecógrafo sea un técnico entrenado y finalmente la interpretación y el diagnóstico lo hace el médico en un segundo paso.

Estas facilidades han contribuido además a extender su uso en prácticamente todas las especialidades médicas para apoyar diversos diagnósticos, tanto en patología de adultos, como en Pediatría, variando la forma y el tamaño de las sondas de exploración de acuerdo al resultado esperado.

Probablemente, los estudios más comunes corresponden a las ecografías digestivas para observar el tamaño de los órganos normales, la alteración de la estructura ecográfica de órganos sólidos (hígado, bazo, riñones) o la aparición de masas patológicas (tumores, quistes, etc.).

En este caso, aún resulta un escollo importante la exploración de vísceras huecas por la presencia de contenido aéreo (el aire es mal "conductor" del ultrasonido) y no puede ignorarse que algunas estructuras son mejor exploradas por manos expertas, como es el caso del páncreas o del espacio retroperitoneal.

A nivel del cuello, es habitual la valoración de la patología tiroidea, además de las aplicaciones vasculares de medianos y grandes vasos (por ejemplo las carótidas), con la ayuda del registro Doppler y Doppler color.

En el tórax, se utiliza para cuantificar la presencia de líquido pleural y la calidad del material (seroso, hemático o purulento). También permite guiar la aguja de punción para extraer el líquido, o para punciones de masas periféricas.

Esta función de "guía" también se utiliza para punciones tiroideas, punciones de ganglios, pericárdicas, articulares, etc.

Igualmente se utiliza con éxito en Urología, tanto para el diagnóstico de masas (próstata, vejiga, testículos), como para vigilar la correcta orientación de punciones, y en Traumatología para diagnóstico de patología muscular o articular, y en el seguimiento del resultado terapéutico.

Como podrá comprenderse, todas estas utilidades se pueden trasladar a la Ginecología y Obstetricia ya que la ecografía del embarazo es la primera indicación en número de exploraciones ultrasonográficas, y, no menos importante, en el examen de la patología pélvica y de la mama.

ULTRASONIDOS EN CARDIOLOGÍA

 ECOCARDIOGRAFIA

Una de las aplicaciones más comúnmente utilizadas en esta modalidad es la ecocardiografía , es decir, la obtención de imágenes de estructuras cardíacas a través del ultrasonido.

El principio es muy sencillo, desde una sonda se emite la señal ecográfica que rebota a través de las diferentes fases y estructuras del corazón, devolviendo una serie de ondas que el ecocardiógrafo convierte en imagen, similar a lo que ocurre con los sonares de los barcos y submarinos.

De acuerdo a la intensidad de la señal y el posterior procesamiento de la imagen, en la pantalla aparece la imagen o conjunto de imágenes que permiten hacer diagnóstico de alteraciones estructurales del corazón y más recientemente, también de alteraciones funcionales tales como la perfusión sanguínea de la masa muscular cardíaca.

 DIMENSIONALIDAD

En sus inicios sólo se podían obtener imágenes en una dimensión (Modo M), más tarde en dos (Modo Bidimensional) y actualmente se pueden llevar a cabo ecos de alta resolución y tridimensionales (volumétricos). Entre tanto, apareció el método Doppler para medir el flujo y la velocidad de la circulación, en blanco y negro al principio, y en color posteriormente. Además de la técnica ecográfica en sí, debemos señalar enormes avances en el tratamiento de la imagen con el proceso de digitalización de la misma.

El ecocardiógrafo moderno, consta de una sonda (o transductor), normalmente electrónica (más antiguamente también las había mecánicas) que emite y recibe los ecos, de una pantalla donde se expone la imagen y una central de proceso que desde hace un tiempo son auténticos ordenadores con el software apropiado para la adquisición, tratamiento y gestión de la imagen.

 ETIQUETADO

Respecto de este último punto, las facilidades actuales de la informática, permiten que la gestión de la imagen sea más o menos sofisticada, por lo que también interviene el "etiquetado" del estudio con los datos del paciente, el almacenamiento y las operaciones de query/retrieve (consultar y recuperar) propia de sistemas más complejos. Debe entenderse que por esta misma razón, las prestaciones en este sentido son relativamente limitadas, lo mismo que el espacio de almacenaje.

 ALMACENAMIENTO DE IMÁGENES

Las imágenes generadas, son almacenadas en un disco duro con una capacidad escasa para los requerimientos actuales. El método más seguido es el de comprimir imágenes y generar copias de seguridad en otro medio físico diferente, habitualmente una unidad magneto óptica. La dificultad que ello conlleva es que no permite recuperar una imagen solicitada, si no que cuando se descomprime, lo hace todo el disco y no solamente el archivo solicitado. Otros métodos de almacenaje, como la grabación en un CD, no permitiría tenerlas correcta y automáticamente indexadas.

 VIA TRANSESOFÁGICA

Otras formas de obtener ecocardiogramas, incluyen la vía transesofágica con sondas especiales, la utilización de técnicas combinadas, el uso de contrastes o fármacos vasoactivos (dobutamina, isoproterenol, dipiridamol, adenosina)o más recientemente la ecografía intravascular de arterias tan pequeñas como las coronarias.

 INTEGRACIÓN EN OTROS SISTEMAS

En Cardiología, la ecocardiografía se ha convertido en la segunda técnica más empleada después del electrocardiograma. La Cardiología es una especialidad generadora de imágenes y que suele combinar la utilización de diferentes técnicas en el mismo paciente y, en ocasiones, en el mismo estudio. Por este motivo, tanto las tareas de gestión administrativa como de imagen, cobran una importancia crítica. Si a esto sumamos lo limitado de sus métodos aislados de almacenamiento (disco duro, discos magneto-ópticos, Cd's) encontramos que su integración en los sistemas RIS/PACS, es el camino más racional, lógico y viable.

Para ello intervienen al menos dos protocolos de comunicación:

  • por una parte el HL7 (High Level Seven) que permite "entenderse" fundamentalmente al RIS (Radiology Information System) con el HIS (Hospital Information System) en el aspecto más "administrativo" que incluye los datos identificativos y demográficos del paciente, los datos del estudio y su combinación con la historia clínica electrónica;
  • por la otra, el protocolo DICOM Digital Imaging and COmmunication in Medicine (Imagen y Comunicación Digital en Medicina).El protocolo DICOM es el estándar actual que permite interactuar a diferentes sistemas bajo un mismo escenario en el manejo global de las imágenes generadas. Cualquier dispositivo que utilice este protocolo, podrá comunicarse con otros de naturaleza diferente, siempre que se respeten sus reglas, intercambiando la información digital entre ellos.

 INTERCOMUNICANDO EL HOSPITAL

Desde un Hospital de pequeñas dimensiones, hasta enormes instituciones de varios bloques descentralizados, diferentes departamentos médicos pueden utilizar métodos de adquisición y gestión de imágenes compatibilizados por medio del protocolo DICOM y universalizados a través del PACS Picture Archiving & Communication System (Sistema de Archivo y Comunicación de Imágenes).

Un pequeño Hospital de 100 camas, genera entre 1500 y 2000 ecocardiogramas al año con mucha facilidad. No es difícil imaginar la rápida caducidad de sus métodos de almacenamiento y gestión de imágenes por saturación del sistema, imágenes que por otra parte son compatibles con el protocolo DICOM. Si este ejemplo es llevado al caso de un gran Hospital, el problema evoluciona de manera exponencial.

En un caso como en el otro, la situación hace que su integración en un sistema RIS/PACS no sólo sea posible, si no también deseable e ineludible a corto plazo, tanto del punto de vista organizativo, como por el valor añadido que tiene el poder compartir las imágenes generadas, ya sea para la revisión del estudio, para una segunda opinión diagnóstica, como para su utilización académica en sesiones clínicas o docentes.