TRANSPIRAR MAS ¿AYUDA A ADELAGAZAR?

Transpirar más, no significa bajar de peso más eficazmente. Es un error muy común vestir ropas gruesas o plásticos para hacer ejercicios y transpirar más, esperando con ello baja de peso más rápido.

Primero veamos por que transpiramos y que sustancias eliminamos en el sudor. Cuando realizamos ejercicios, el agua cumple ciertas funciones tanto en órganos, como en músculos. Al elevarse la temperatura corporal, la sudoración, cumple un rol de enfriamiento para lo cual será necesario mantenerse hidratado. A través del sudor el cuerpo pierde sales minerales, como cloro, potasio, sodio y magnesio, pero el mayor componente perdido es el agua.
Transpirar más no significa obtener mejores resultados, o bajar esos kilos de más, de hecho, seguramente tendrás menores resultados en relación a una persona bien hidratada.

Debemos hidratarnos durante nuestra rutina
Al perder agua tu cuerpo a través del sudor, tu corazón tendrá que latir más rápido, para llevar los nutrientes y el oxígeno necesario hacia tus músculos. Con una frecuencia cardiaca elevada, también se elevará presión arterial y si sumamos la elevación de la temperatura, el riesgo que corre tu salud es muy alto.
Si tu objetivo es perder peso, lo menos recomendable será vestir demasiada ropa, porque te impedirá tener una adecuada transpiración. Al incrementar la temperatura, tu cuerpo dejará de quemar grasas (que es lo que deseas), ya que tu metabolismo se defenderá tomando glucógeno, por ser la fuente de energía más cercana.
Un cuerpo con menor temperatura durante el ejercicio quema grasas, así que puedes sudar, pero hazlo de manera natural y con la ropa adecuada.
Ten en cuenta que la elevación de la temperatura a un cierto grado inhibe a los neuroreceptores que controlan la sensación de sed. Es por ello que en ejercicios intensos deberás beber pequeñas cantidades de agua durante la actividad (varias veces) aunque no sientas sed.
Tener sed en el ejercicio es síntoma de primeros grados de deshidratación. Si continúas el ejercicio y no ingieres agua, sobrevendrán los mareos, calambres, pérdida de concentración y posibles desmayos.