Reflujo gastroesofágico

Ricardo Nassar, MD

Existen varios tipos de reflujo?

Esencialmente es de dos tipos. Uno es el de contenido gástrico, que de hecho, es ácido y viene del estómago hacia el esófago. El otro, menos frecuente, viene procedente del intestino al estómago y luego llega hasta el esófago. Ambos se tratan de la misma manera.

Qué síntomas presenta el reflujo?

Son pacientes cuya primera sintomatología es el ardor como en columna por todo el esófago. Es necesario aclarar esto, lo cual es tal vez lo más importante: estos tipos de pacientes tienen sintomatología que compromete al esófago, pero también puede involucrar a otros órganos fuera del esófago, por ejemplo los de la vía respiratoria.

Eso quiere decir que puede atacar grávemente otros órganos?

Exactamente. Cuando el esófago es atacado por el reflujo en su parte inferior, generalmente lo que sucede es que el paciente tiene sensación de ardor, como una columna de fuego ( algunos lo describen así ). Cuando estas condiciones son más severas, entonces ese ácido alcanza a llegar hasta garganta o laringe y así producir tos, ronquera y cambios de voz.

El paciente puede llegar a perder la voz?

Sí. Cuando esto sucede, y puede llegar a ser más severa aún y producir infecciones en la vía respiratoria.

Puede llegar el reflujo gastroesofágico a ser mortal?

Mortal como un enfermedad aguda, no. Pero el reflujo crónico está asociado con patologías neoplásicas, o sea cáncer. Al no hacer algo para controlar esta enfermedad, puede llegar a convertirse, con el tiempo, en un cáncer.

Del 45% de la población que usted menciona que tiene esta enfermedad ¿tiene alguna predisposición para tenerla?

Generalmente, la gran mayoría de estos pacientes no es que tengan una predisposición comotal. La pueden tener sí, en el sentido de que tengan una hernia hiatal. Esta hernia hiatal es un déficit de los músculos que dividen al abdomen del tórax. Al no tener la suficiente fuerza para mantener el último tercio del esófago dentro de la cavidad abdominal, entonces, lo que permite es que el estómago se suba hasta el tórax logrando saltar la válvula gastroesofágica produciendo reflujo hacia el esófago. Entonces, sí hay una condición en estos casos que viene a ser la hernia hiatal, como factor asociado.

Otro caso es cuando el jugo gástrico lesiona parcial o totalmente la válvula que impide el paso de jugo gástrico hacia el esófago. En esas situaciones a pesar de que no haya una hernia hiatal también se produce reflujo.

El problema es que hay otras enfermedades que pueden producir la esofagitis, que son las que se caracterizan por que el esófago no tiene buena motilidad, es decir, un buen movimiento, que lleve el bolo alimenticio hacia el estómago y que después no permita que regrese hacia el esófago.

El esófago tiene mecanismos de defensa. Uno es su movimiento. Si tiene los movimientos normales, va a contribuir a que todo baje y no suba. Por otro lado, hay un mecanismo de limpieza, que es asociado con el movimiento del esófago. El hecho de tragar saliva y los demás alimentos contribuye a que todo esto vaya al estómago y no se quede en el esófago. Cuando eso falla también puede presentarse la esofagitis.

Ahora, también hay enfermedades en las cuales puede llegar a dañarse este mecanismo, como lo son la acalasia. Esta es una enfermedad que se caracteriza por la lesión del plexo mientérico, o sea, la parte neurológica de la fibra muscular, lo que hace que el esófago no tenga movimientos normales. Van a ser movimientos débiles.

Hay algún tipo de alimento que maltrate al esófago y llegue a producir el Reflujo?

Lógicamente hay alimentos y sustancias que pueden producir no sólo esofagitis sino también complicaciones más severas. alimentos ácidos, gaseosas, alimentos demasiado calientes, en fin, todo esto puede lesionar la mucosa del esófago, pero para eso están los mecanismos con los cuales el esófago se defiende.

En todos los casos se debe consultar al médico?

El grave problema que existe es que hay medicamentos que se venden en las farmacias sin formulación médica. Entonces existe el peligro con la presencia de cáncer de estómago y/o de esófago, puesto que la primera sintomatología es la misma de la gastritis y esofagitis.

De acuerdo a esto, la gente lo único que hace es ir a la farmacia y comprar el primer medicamento que se le ocurra al farmaceuta. Eso, lógicamente, le va a quitar las molestias, pero no se ataca o estudia el problema de base.

Ahora, algo que es muy importante entender, es que los médicos que manejan el reflujo gastroesofágico pertenecen a un grupo multidisciplinario en el que están involucradas muchas personas con experiencia y que el paciente por su desconocimiento de esta enfermedad consulta por un síntoma, por algo que le pasa. Debido a esto, va donde el otorrinolaringólogo al ver que su voz cambia, o va donde el neumólogo porque ha tenido problemas respiratorios.

Cuál es el mejor tratamiento?

En la gran mayoría de pacientes es suficiente el tratamiento médico. Con los medicamentos actuales y con los controles bien hechos es suficiente. Al hacer una endoscopia de vías digestivas altas se hace diagnóstico de cómo está la mucosa que hay por dentro del esófago y en qué condiciones se encuentra.

El primer estudio sí es la endoscopia, pero hay otros exámenes que tienen que hacerse. Son estos la phmetría esofágica y manometría esofágica.

Es básico que el paciente vaya al médico y desde el principio debe ser manejado por el gastroenterólogo.

En algunos casos, dependiendo de la situación del reflujo y algunas otras condiciones, se hace necesaria la cirugía. Si por ejemplo, un paciente es joven y dependiente de los medicamentos que lo mantienen sin sintomatología de reflujo, esa sería una indicación para cirugía.

Ambos tratamientos tienen contraindicaciones?

Claro que sí. Hay personas que no les sirve el tratamiento médico, a pesar de grandes dosis. Ahí el tratamiento quirúrgico tiene validez. No siempre se debe hacer cirugía, y siempre se debe empezar con el tratamiento médico. Sin embargo, cuando aparecen síntomas extraesofágicos ( respiratorios, laríngeos ) es necesario estudiar profundamente la posibilidad de la cirugía.