Mucho trabajo y poco sueño una fatal combinación

El tener largas jornadas de trabajo, que vayan acompañadas de un sueño corto podría ser un paso rápido hacia la muerte, así lo asegura un estudio anglo-japonés.
"Trabajar 60 horas o más a la semana y no dormir lo suficiente podría duplicar el riesgo de sufrir un ataque cardíaco", indica el estudio publicado en la revista Occupational and Environmental Medicine.

"Un promedio de sueño nocturno de cinco horas o menos, durante dos noches seguidas en una semana laboral, está vinculado a un doble, e incluso un triple, de riesgo" para la salud, añadió.

La investigación fue realizada entre 1996 y 1998 y contó con la colaboración de 260 hombres entre los 40 y 79 años que habían padecido un ataque al corazón Y fueron comparados con 445 hombres con características parecidas, pero sin un historial cardiaco.

A todos los pacientes se les hizo un cuestionario en el que se miraban en detalle sus normas de trabajo, de relajación y de sueño; así como otros datos claves en cuanto a su estilo de vida, su peso, su forma de alimentación, su tensión arterial , sus niveles de colesterol y si padecían diabetes o no.

Los resultados demostraron que si bien todos los participantes presentaron estilos de vida y trastornos de salud muy parecidos, el grupo que sufrió los episodios de mal funcionamiento cardiaco tenía jornadas de trabajo mucho más largas, sus espacios de relajación eran muy esporádicos y sus jornadas de sueño eran de menos de cinco horas por noche con mayor regularidad que los del otro grupo.

Los autores, Suminori Kono, de la Universidad Kyushu, en Japón, y David Snashall, de Guys and St Thomas, en Londres, aseguraron que la falta de sueño originó un aumento de la tensión arterial, mientras que el estrés crónico causó anomalías en la función cardíaca. Ambos trastornos son posibles desencadenantes de un ataque cardíaco.

Los especialistas concluyeron que una jornada laboral optima no podía sobrepasar las 40 horas semanales y aconsejó a los que siguieran un horario de trabajo más largo que durmieran más y se tomaran más descansos.

Con: Reuters