¿Cómo prevenir la infertilidad?

Pese a los múltiples avances que los investigadores han logrado en materia de reproducción asistida, pareciera que el crecimiento en los índices de infertilidad no parara. Además los altos costos de tratamientos para tener hijos sólo dejan abierto el camino de la prevención para cientos de mujeres que sueñan con ser madres.


Para el especialista Elkin Lucena, ginecólogo “papá” de los bebes probetas en Colombia, es muy importante anteponer la prevención antes que los tratamientos. El especialista está tan interesado en ayudar a las parejas que desde hace cinco años se encuentra tratando de formar una federación latinoamericana que reúna a los especialistas en fertilidad y a las parejas para enseñarles la forma de prevenir esta “epidemia”, como el la llama.

Múltiples estudios demuestran que la infertilidad ha venido aumentando entre un 20 o25% en el mundo, más en el hombre que en la mujer. Al igual que aseguran que la disfunción reproductiva es un fenómeno frustrante y económicamente catastrófico para cualquier pareja , por lo menos en el tercer mundo, debido a los altos costos de los tratamientos.

En Colombia, un tratamiento de fertilidad puede costar entre 5 o 10 millones de pesos, donde lo que más cuesta son los medicamentos. Además se debe tener en cuenta que sólo entre el 25 o 30% de las parejas que toman estos tratamientos logran un embarazo exitoso.

Ante este panorama, la mejor decisión es tomar las medidas necesarias para prevenir este mal. Por esto es importante tener presente que entre los factores que más han incidido en el aumento de los índices de infertilidad se encuentran las Enfermedades de Transmisión Sexual, los hongos, las monilias y las cándidas, entre otras.

Los daños que se presentan en la mujer pueden ser en sus trompas de falopio, así como en el hombre son obstrucciones en los conductos deferentes. Debido a esto es necesario tener una buena higiene sexual y consultar al médico ante la aparición de cualquier anormalidad como flujo, rasquiña vaginal o varices testiculares.

De igual forma existen otros factores aislados que desencadenan la infertilidad como lo son: la contaminación, el estrés, el alcohol, el cigarrillo, los tóxicos, entre otros. Por esto es importante saber que existen una serie de señales que tanto en el hombre como en la mujer pueden sugerir esta enfermedad y por lo tanto merecen ser tenidos en cuenta para prevenir.

EN LA MUJER:

? Dolor durante la menstruación.
? Dolor durante las relaciones sexuales.
? Excesivo vello facial y obesidad.
? Secreciones vaginales de características no usuales acompañadas de inflamación pélvica.
? Dolor pélvico frecuente.
? Desordenes menstruales.
? Si después de seis meses de actividad sexual sin utilizar métodos anticonceptivos no logra embarazo o ha sido sometida a alguna intervención quirúrgica abdominal o de sus órganos reproductivos.

EN EL HOMBRE

? Secreción uretral anormal.
? Dolor testicular o inguinal.
? Eyaculación de características inusuales (que aumente o disminuya, presencia de dolor o ardor).
? Cambios en las características de la orina.
? Disfunciones sexuales (impotencia, eyaculación precoz, entre otras).
? Traumas testiculares que hayan inflamado uno de los testículos.
? Labores que implican riesgo como trabajar con químicos tóxicos, insecticidas, altas temperaturas y después de un tiempo prudencial no consigue el embarazo.
? Paperas que hayan producido en algún momento de su desarrollo inflamación de los testículos.

La parte social también juega un papel importante en el aumento de la infertilidad dado que los cambios en el papel de la mujer dentro de la sociedad han provocado que esta decida tener su primer hijo después de los 35 años, edad en la que la fertilidad disminuye, y otras pretenden encargar por primera vez luego de los 40, cuando los órganos ya envejecieron, la ovulación no es mensual y se presenta un alto porcentaje de óvulos anormales, pueden existir daños en las trompas de falopio y el sistema endocrino se altera factores que vuelven la concepción mucho más complicada.

No obstante es indiscutible el hecho de que la mujer tiene derecho a elegir el mejor momento para traer hijos al mundo y que para ella es necesaria la estabilidad tanto en la vida laboral como marital para embarcarse en la inmensa responsabilidad de ser madre. Razón por la cual Lucena recomienda la congelación de los óvulos, un procedimiento que se encuentra todavía bajo estudio, pero que promete grandes resultados; así una mujer puede congelar sus óvulos a los 23 años y fertilizarlos vía In Vitro 10 años después con el esperma de su pareja. Técnica que resultaría mucho más económica que el tratamiento para la infertilidad.

Con: eltiempo.com.