Cáncer de próstata

Autor: Con-Conciencia Medica

Dentro de la política del Grupo Docente Con-Ciencia Médica, se continúa con el interés de informar a los pacientes sobre diferentes patologías. La idea es darles elementos de fácil compresión y utilidad en el entendimiento de las enfermedades. Se pretende que junto con su médico tratante, puedan combatir la batalla biológica que día a día enfrenta la especie humana. De esta forma se mejorará la calidad de vida del paciente y sus familiares. Además, es importante que el enfermo tenga conocimiento sobre su patología actual para que pueda utilizar los consejos de su médico y colabore en el respectivo manejo. Aunque el profesional de la salud tiene el conocimiento científico, es el paciente quien toma la última decisión.

Esperamos que las siguientes líneas ayuden a entender la importancia de un adecuado control preventivo de la próstata. Esa es la única forma como se puede intentar un tratamiento curativo de la enfermedad maligna a nivel de la glándula prostática.

GENERALIDADES

La próstata es una glándula masculina localizada en la base de la vejiga y en frente al recto. Tiene el tamaño de una nuez y rodea parte de la uretra, o sea el tubo que conduce la orina desde la vejiga al exterior. La próstata produce fluidos que componen el semen.
HIPERTROFÍA PROSTÁTICA BENIGNA
A medida que el hombre envejece la próstata se hace más grande o llega a obstruir la uretra. Por mecanismos aún poco claros, lo anterior sucede de forma gradual, motivo por el cual, en las etapas iniciales no se siente la sintomatología. Poco a poco el paciente tiene dificultades para realizar la micción. Esto se manifiesta con un chorro de orina delgado y difícil, infección urinaria, orina con sangre y, en los casos extremos, retención completa de orina.

La condición descrita anteriormente se llama prostatismo, que aunque no es cáncer, en ocasiones requiere corrección quirúrgica. Muchas veces el paciente espera hasta sentir los síntomas descritos anteriormente para consultar al urólogo y en ese momento es cuando se encuentra la malignidad de la próstata. Como en muchos cánceres, la oportunidad de curar es mayor cuando se diagnostica y trata en forma temprana. Una vez avanzada la enfermedad, solo se pueden aliviar los síntomas.


ENFERMEDAD MALIGNA DE LA PRÓSTATA
La enfermedad maligna de la próstata es muy común y ataca a un alto porcentaje de hombres. Se define como una patología de la glándula prostática en la cual se encuentran células malignas o cancerosas.
A partir de los 50 años todo paciente masculino debe controlarse por medio de un examen urológico completo. Esta es la forma más precoz para diagnosticar la enfermedad. Aunque se encuentra principalmente en hombres mayores, no se excluyen los adultos de edad mediana. Cuando el individuo es de raza negra o tiene historia familiar de la enfermedad, el control debe iniciar a los 40 años.
A partir de los 50 años todo paciente masculino debe controlarse por medio de un examen urológico completo.

Chorro de orina delgado y difícil, infección urinaria, orina en la sangre y , en los casos extremos, retención completa de orina.

SÍNTOMAS

Es frecuente preguntar al urólogo sobre la forma de identificar la sintomatología del cáncer de próstata.

Muchos pacientes desean conocer alguna señal de alarma al respecto. Es interesante saber que la patología maligna de la glándula prostática NO produce síntomas en los estados iniciales.

Da su primer llamado de atención cuando se encuentra el cáncer en estado avanzado y en ese momento ya no se puede ofrecer tratamiento curativo.

EXAMEN

Para examinar al paciente, el urólogo introduce un dedo por el recto y de esta forma realiza el tacto rectal de la glándula prostática. En ese momento evalúa si consistencia, tamaño y característica.
Además, ordena un examen sanguíneo denominado antígeno prostático específico ( APE o PSA según la sigla en inglés) . Esta es una proteína producida en la próstata y generalmente se encuentra elevada cuando hay cáncer prostático. Su valor normal depende del tamaño de la glándula, de edad del paciente.

Según lo encontrado en los exámenes anteriores, se puede ordenar un estudio de ultrasonido transrectal de la próstata, con posibilidad de toma de biopsia; el tejido tomado en el examen es enviado a patología, en donde el especialista lo analiza al microscopio y da le diagnóstico específico. El ultrasonido aislado aporta poco diagnóstico.

La patología maligna de la glándula prostática NO produce síntomas en los estados iniciales.
ESTADOS

Una vez diagnosticado el cáncer de la próstata, es necesario hacer más exámenes. Estos determinan si las células malignas están localizadas en la glándula o fuera de ella. Por medio de lo anterior se evalúa el estado de la enfermedad. Cuando el paciente de ha clasificado, es posible decidir el manejo ideal.

Estado A: ( T1C)

El tumor no se puede sentir al tacto rectal y no produce síntomas. El antígeno prostático específico está elevado.
Estado B: (T2)

Se puede sentir al tacto rectal, está localizado en la glándula y tampoco produce síntomas.
Estado C : ( T3)

La patología maligna ha salido de la glándula a los tejidos vecinos.
Estado D: ( N) ó (M)

Se encuentran metástasis o siembras a distancia en diferentes órganos

Además de la clasificación anterior, existe otra más específica, generalmente usada por el especialista y es la llamada TMN. Todo lo anterior sirve para darle al paciente un mejor plan de tratamiento. Los estudios a nivel mundial tienen un manejo recomendado para cada estado de la enfermedad.
MANEJO

Siempre hay alguna clase de tratamiento para los pacientes con cáncer en la próstata. Algunos de ellos son curativos y otros solo demoran el crecimiento del tumor o sea mejoran los síntomas de la enfermedad.

Cirugía

Es un tratamiento común en el cáncer de la próstata, el cual si es descubierto en los estados iniciales, puede ser curado.

Postatectomía radical:

Consiste en retirar completamente la próstata y vesículas seminales. Solo se realiza si la enfermedad maligna se encuentra localizada en la glándula prostática. Posterior a este procedimiento quirúrgico, se puede presentar impotencia sexual e incontinencia urinaria:

Prostatectomía transuretal:

Esta no es una cirugía curativa. Consiste en cortar el tejido prostático que obstruye la uretra e impide la salida de orina desde la vejiga. Se le ofrece a los pacientes con tumor fuera de la próstata quienes presentan obstrucción urinaria.

Hormoterapia

El cáncer de la próstata se nutre gracias a las hormonas que producen los testículos y las glándulas suprarrenales. Al existir éstas en la circulación sanguínea se favorece el crecimiento y diseminación de las células malignas. Debido a lo anterior el tratamiento hormonal consiste en bloquear estas sustancias.

Una forma sencilla de lograr esto es retirar los testículos. Además, existen medicamentos que anulan el efecto de las hormonas testiculares. Este tratamiento se hace generalmente cuando el paciente tiene cáncer prostático avanzado.
La clase de tratamiento para el cáncer de la próstata depende del estado de la enfermedad, edad y condición general del paciente. Debido a lo anterior, las modalidades de manejo se individualizan para cada persona.

Finalmente, es importante dejar en claro que lo mejor en el manejo del cáncer de la próstata es el diagnóstico precoz. Si éste se encuentra en estados iniciales, se puede curar.

Radioterapia

Es un método de manejo del cáncer por medio de radiación de alta energía, la cual mata las células malignas y de esta forma disminuye el tamaño del tumor. Puede ser externa por medio de máquinas fuera del cuerpo o con elementos radioactivos que se colocan dentro del mismo y se llaman braquiterapia. Cada cual tiene sus respectivas indicaciones y complicaciones .

Es urgente crear conciencia en los hombres sobre la realización del examen urológico anual. Esta conducta es la diferencia entre una muy buena calidad de vida y una desastrosa y dolorosa muerte.