Angiografía digital

La angiografía es un procedimiento de diagnóstico invasivo que se realiza en la Sala de Hemodinámica utilizando un equipo de angiografía (rayos X) y que produce imágenes radiológicas dinámicas (series de imágenes llamadas cuadros o frames) de los vasos sanguíneos.

Se realiza con la inserción de un catéter flexible pequeño en una arteria o una vena, previa anestesia local. Se introduce una aguja pequeña en el vaso sanguíneo a través del cual se coloca un alambre guía. El catéter posteriormente se desliza sobre el alambre y a través del lumen del vaso sanguíneo. Supervisando el catéter en una pantalla de monitor, el operador puede dirigir cuidadosamente la extremidad del catéter a la región de interés.

Una vez en el sitio, se inyecta una sustancia de contraste a través del catéter por medio de un inyector de presión que regula automáticamente el volumen y la velocidad de la inyección. Ese contraste llena el lumen del vaso sanguíneo y permite que sea radiológicamente visible.

Las imágenes obtenidas como cine en su conjunto o individualmente en cada frame, permiten evaluar con precisión la anatomía arterial y determinar la existencia de estrechamientos (estenosis), obstrucciones, dilataciones anormales o de comunicaciones anormales de los vasos. Por lo tanto, es necesario realizarla previamente a todos los procedimientos percutáneos y quirúrgicos de revascularización.

El equipo incluye un tubo de rayos X que se coloca por detrás del paciente y un reforzador de imagen que recibe la imagen formada y amplificada que se envía a una cámara de vídeo. La señal de vídeo se transforma en digital y alimenta al sistema informático.

Como con cualquier procedimiento hay posibles complicaciones, sin embargo éstas tienden a ser de menor importancia en la mayoría de los casos. En la angiografía las complicaciones principales se relacionan con la lesión o la obstrucción de una arteria en el sitio de la punción o en la región de interés. También puede ocurrir un sangrado o una dilatación focal (falso aneurisma) o disección en la entrada del catéter en el vaso a estudiar.

 UTILIZACIÓN DE UN SISTEMA DIGITAL

Hasta hace relativamente poco tiempo, después de finalizado el estudio, el profesional debía retirar los catéteres y esperar el proceso de revelado, fijado, lavado y secado de la película para realizar un diagnostico certero, con la ayuda del videograbador y la procesadora automática de revelado, estos tiempos se acortaron, pero con la aparición de los sistemas digitales, en los años '80, estas demoras ya no existen.

Con la angiografía digital, ya no se toman medidas estimativas con papeles apoyados sobre un proyector, si no que éste ha sido reemplazado por un monitor de imágenes en el cual trataremos las mismas de una manera más sencilla y fiable. La imagen puede ser observada, detenida en un punto determinado, avanzarla o retrocederla y ser aumentada de tamaño.

 CINE, POSTPROCESADO DE LAS IMÁGENES

Las imágenes tienen una excelente resolución, y permiten ser rotadas en la pantalla hasta obtener la posición deseada, proveyendo vistas que a menudo no se obtienen en Angiografías convencionales, de hecho esta técnica permite al cirujano obtener una vista comparable al abordaje quirúrgico.

Por otra parte, también dispone de auto-loop, es decir que la serie angiográfica realizada por el operador se podrá ver en forma inmediata y en tiempo real una vez terminada la adquisición de la misma.

El sistema digital, de forma automática, mejora la definición de bordes y el contraste de las imágenes con lo que se disminuye la cantidad de contraste usado por estudio, teniendo en cuenta que se pueden adquirir las mismas en diferentes rangos de matrices y luego almacenarlas.

 SÓLO LA INFORMACIÓN ÚTIL

Como se puede suponer, todo el organismo irrigado por vasos de tamaño suficiente, puede ser explorado con la angiografía: desde vasos retinianos, a carótidas, circulación intracerebral, coronarias, circulación renal, pulmonar, hepática, etc.. En el caso de estudios cardiológicos y de manera fiable, se puede analizar la fracción de eyección (función miocárdica), al estudiar la serie angiográfica del ventriculograma, eligiendo una imagen de fin de sístole y una imagen de fin de diástole con las que la computadora analiza y elabora los resultados en breves minutos.

También genera imágenes de estructuras vasculares basándose en la técnica de sustracción, la cual trata de "eliminar" determinados elementos o componentes de una imagen que dificultan la visualización de algunos detalles concretos. Consiste en una imagen basal de la que se obtiene un negativo o máscara, que es la imagen inversa de la basal. Si sobre la imagen basal añadimos un nuevo elemento, como el contraste, la superposición de éste con la máscara permitirá borrar o sustraer todos los elementos de la imagen basal, dejando únicamente el elemento añadido nuevo. Así, mínimos detalles de vasos pequeños, difícilmente visibles por la superposición de estructuras óseas, pueden ser claramente visibles al borrar o "sustraer" el hueso, dejando virtualmente, sólo la imagen del contraste inyectado.

La aplicación del ordenador a este proceso y el tratamiento en imágenes digitalizadas es la base de lo que se denomina "angiografía por sustracción digital" (DIVAS).

 3D, UN PASO MÁS...

Las reconstrucciones tridimensionales se consideran herramientas de gran valor para evaluar imágenes vasculares de rayos X . Permiten a los médicos determinar la terapia adecuada para el paciente y realizar el seguimiento del tratamiento seleccionado correctamente.

Los sistemas de imagen vascular, combinados con una estación de trabajo y un programa de posprocesamiento son la clave para obtener un máximo de información del estudio realizado.

La clave para aplicar correctamente esta técnica reside en su capacidad para administrar una sola inyección de contraste durante una adquisición rotacional de 200 grados y seguidamente reconstruir los datos en modelos vasculares 3D. El sistema transfiere las imágenes de la adquisición rotacional con sustracción automáticamente, sin intervención del operador, a la estación de trabajo Advantage. Las imágenes seprocesan con rapidez y se visualizan como modelos de reconstrucción 3D en menos de 2 minutos.

En resumen, las ventajas más importantes sobre la técnica convencional, son el poder obtener índices más rápidos en la adquisición de la imagen, disponibilidad instantánea de las imágenes (y su tratamiento) y proporcionar una dosis más baja de radiación al paciente.