Acné y la piel

Michel Faizan, MD.

¿En que pacientes se presenta?

Esta enfermedad se presenta principalmente en la juventud. Se considera que tres cuartas partes de la población juvenil pueden desarrollarlo. Sin embargo el acné puede ser producido por diferentes tipos de sustancias o medicamentos, por ejemplo las personas que toman drogas para tiroides, glucocoidecoles, ciertos cosméticos que tengan altas cantidades de petrolatum (derivado del petroleo), pueden desarrollar acné. Inclusive profesionalmente en personas que trabajan en estaciones de gasolina o aceitereas, están en mayor riesgo de desarrollar el acné.

¿Tiene relación con la edad?

Si. Como dicho antes, tres cuartas partes de la población juvenil puede desarrollar acné. Entre un 10% y 15% de las mujeres pueden progresar con acné hasta etapas más avanzadas de la vida, hasta los 40 años por ejemplo. En los hombres también se puede avanzar hasta esa edad pero en un 2% a 5%. Alrededor del inicio de la edad adulta (22 años) las personas deberían dejar de producir acné.

Cuando el acné se presenta tardíamente en la vida (de 35 a 40 años) es necesario investigar alteraciones hormonales importantes para saber si la persona muestra anormalidad o malformación en los órganos productores de las hormonas.

¿Tiene relación con la dieta?

No. Se ha demostrado que la dieta no influye en el acné. Como es una enfermedad básicamente hormonal, la dieta no tiene nada que ver. Sin embargo, hay personas que al comer algún tipo de alimento siente que se brota la piel, pero la dieta no está relacionada.

Las personas obesas tienen más posibilidad de activar las hormonas masculinas de la grasa y como estas hormonas se producen en las gónadas o suprarrenales, ellas son activadas a nivel de la grasa. Por lo tanto, a mayor grasa corporal tenga una persona, mayor posibilidad de activar las hormonas masculinas.

¿Cómo se diagnostica?

El acné tiene una serie de condiciones clínicas. Como la glándula cebacea se encuentra ubicada principalmente a nivel de cara, pecho, espalda y hombros se supone que esos lugares es donde se va a dar el acné. Se puede presentar en otros lugares del cuerpo como en nalgas, áreas axiales o cuero cabelludo.

Tiene características clínicas específicas. Son los comedones abiertos o cerrados que se les llaman espinillas, las pustulas que son aquellas colecciones puntiformes de pus a nivel de la piel, los nodulos, los accesos y la etapa final del acné que es la cicatrización.

¿Cuántas clases de acné hay?

El acné se clasifica en: leve, moderado y severo, según su extensión, si va localizado en el rostro, torso o espalda. A su vez se divide en grados. Esto quiere decir, por ejemplo, si una persona tiene comedones abiertos o cerrados, o sea la espinilla hablamos de grado 1; si tiene todo esto, más pústulas hablamos de grado 2; si tiene las anteriores lesiones más quistes y erecciones inflamatorias podemos hablar de grado 3. Algunas personas llegan a grado 4 que es cuando se encuentra cicatriz. Ciertos libros hablan de acné folicular, buloloquistico o conglobata, pero es preferible habla de los grados, extensión y severidad de la enfermedad.

¿Cuál es el manejo indicado o tratamiento que se le debe dar?

Dependiendo de los grados, extensión y causa del acné, se hace tratamiento. Los exámenes de laboratorio, los cuales deben concordar con la sospecha médica, se lega a la conclusión que se trata de un acné inducido por hormonas. Esto es importante puesto que el manejo es distinto que cuando el acné es producido por sustancias, como cremas o medicamentos. Algunos tratamientos son tópicos y otros sistémicos.

Una forma racional de entender la enfermedad es la siguiente: la hormona masculina (testosterona) es liberada por ovarios o testículos. Esta viaja en gran parte unida a una proteína y actúa en diferentes tejidos. En el caso del acné, el punto central es la glándula sebacea y allí por medio de receptores, la testosterona es transformada a una forma más activa: la hidrotestosterona. De esta forma va a producir cambios en la glándula sebacea.

Los cambios son:
primero, aumento en la síntesis de grasa de la glándula o sea, síntesis de lípidos. Segundo, aumento en los queratinocitos o células que forman el canal de expulsión de la glándula por donde expulsa sus secreciones.

También aumenta la cantidad de bacterias que habitan de manera natural dentro de la glándula sebacea. Al aumentar los lípidos crecen las bacterias dentro de ella. Por otro lado, al aumentar los queratinocitos se hace más grueso el cuello de la glándula y produce un tapón que impide la secreción del sebo.

Si se entiende qué pasa a nivel fisiopatogénico, puede actuarse bien a nivel terapéutico. Si los ovarios producen muchas hormonas masculinas, entonces se puede actuar a nivel de estos y disminuir la secreción de hormonas o sea dar bloqueadores, anticonceptivos o estrógenos que puden cambiar esta configuración.

Si la persona tiene acné leve se puede ayudar con jabones antiseborréicos que disminuyan la grasa a nivel de la piel. Las personas que tengan pústulas o comedones pueden utilizar queratolíticos tópicos. Si es sólo comedones, se utiliza queratinoides tópicos.

También ser usan los tratamientos orales, básicamente la tetraciclina que actua a nivel de la glándula sebacea y disminuye la población bacteriana de la misma y también tiene accion a nivel de la activación de los lípidos.

¿Se cura con el paso de los años?

Sí. Las terapias son supresivas o curativas. El acné es una enfermedad producida por una hormona que normalmente es secretada por la persona. Lo que hace el médico en estas situaciones es bloquear la acción de la hormona a nivel de la piel. El tratamiento debe durar hasta que la hormona suspenda su acción dañina sobre la piel.

¿Hay tendencia familiar?

Hay tendencia en algunas personas que tengan piel oleosa o seborréica por genética. Esto está regulado por algún cromosoma o elemento que prediga al paciente padecer el acné.


¿Tendencia de algún sexo en especial?

Es más frecuentes en las mujeres. Sin embargo, ambos sexos pueden llegar a desarrollarlo. Básicamente los cambios hormonales ocurren en ambos sexos.