¿El ronquido afecta la inteligencia en los niños?

Dr. Luis Darío Larrateguy

www.RespirarParaná.com.ar

A medida que se van conociendo las consecuencias del síndrome de apnea-hipopnea obstructiva del sueño (SAHS) crece el interés por detectarlo y tratarlo lo más precozmente posible. (1)

Tanto en adultos como en niños se produce una pérdida neurocognitiva, derivada de la inflamación cerebral, que puede mermar en 10 puntos el cociente de inteligencia de los afectados más jóvenes. (2)

El síndrome de apnea-hiponea obstructiva del sueño (SAHOS) en niños de 2 a 9 años provoca una pérdida neurocognitiva, es decir un déficit en la adquisición de conocimientos, que podría prevenirse si se presta atención a los problemas respiratorios nocturnos o al simple ronquido , evitando que la consecuente falta de atención en la edad escolar se confunda con síntomas de hiperactividad. (3-4)

Esa detección precoz es importante teniendo en cuenta que la prevalencia del SAHOS asciende en todo el mundo, en parte motivada por el aumento de la obesidad infantil, aunque también influyen los factores genéticos y medioambientales.

Menos inteligencia

En los trabajos llevados a cabo en el centro Kosair de la Universidad de Louisville, Kentucky ( Kosair Children's Hospital Research Institute and Division of Pediatric Sleep Medicine) se ha evidenciado que la apnea obstructiva infantil lleva a un descenso importante de la capacidad intelectual, que puede sufrir una pérdida media de 10 a 11 puntos del cociente de inteligencia, lo que impide a muchos jóvenes acceder a estudios universitarios. También se ha visto que este síndrome puede aparecer disfrazado en forma de hiperactividad infantil, otra de las alteraciones frecuentes que ven los pediatras y por la que muchos niños son tratados con estimulantes para que puedan centrar su atención en la escuela. (3)

En estas investigaciones han hallado que una parte de estos niños hiperactivos en realidad lo que tienen son problemas respiratorios y ronquidos durante la noche; es decir, que padecen apnea obstructiva del sueño, y eso hace que durante el día no puedan centrar la atención , pero a diferencia de los adultos con SAHOS, que están somnolientos al día siguiente, los niños que sufren este síndrome se muestran muy excitados. Es una actitud similar a lo que ocurre con los niños sanos a la hora de acostarlos, que de repente aparecen agitados y muy despiertos y cuesta trabajo llevarlos a la cama.

Estos niños con síndrome de apneas-hipopneas del sueño cuando ingresan en el sistema escolar y se les fuerza a sentarse en una clase y escuchar al profesor, manifiestan hiperactividad en reacción a la somnolencia producida por la fragmentación del sueño en la noche anterior y comienzan a tener problemas de conducta.

Por ello hay que comprobar si ronca o si tiene problemas respiratorios durante el sueño.

Es importante esa detección temprana por dos motivos: por un lado, porque impediremos que se trate al niño con estimulantes, cuyas consecuencias se desconocen a largo plazo; pero también conseguiremos que puedan atender en sus clases y que sean capaces de adquirir conocimientos, para su futuro laboral y social.

Es importante enfatizar que en el adulto que padece apnea obstructiva del sueño es igual de importante actuar lo más tempranamente posible en el diagnóstico y tratamiento, porque también se produce en ellos una pérdida de la capacidad intelectual, que afecta la actividad educativa, laboral y social.

Defecto genético

Las investigaciones realizadas en la Universidad de Louisville, tratan de establecer cuáles son los mecanismos que conducen a esa pérdida neurocognitiva, para lo que los científicos han desarrollado modelos animales de apnea del sueño que permitan identificar los genes afectados, principalmente en el cerebro. Uno de los principales hallazgos es que estos animales presentan inflamación cerebral que origina la pérdida de neuronas. Se ha detectado la existencia de un defecto poligénico que hace que el SAHOS aparezca en familias completas en las que se da la influencia de la enfermedad y sus consecuencias neurocognitivas. Por ello es muy importante detectar y diagnosticar el síndrome de apnea obstructiva tanto en niños como en adultos lo antes posible para prevenir el daño neurocognitivo que la enfermedad causa e intentar hacerlo reversible.

Influencia ambiental

Además de la genética, es importante también la importancia de la influencia del medio ambiente. El humo del tabaco, irrita las vías aéreas de los niños cuyos padres fuman y puede incrementar el efecto deletéreo del ronquido. (5)

Durante los próximos años se producirá una explosión de conocimientos, no sólo en cuanto a mecanismos, sino también en intervenciones precoces en atención primaria, permitiendo detectar grupos familiares y niños de riesgo, e identificar entre los que roncan cuáles son más susceptibles para desarrollar la pérdida intelectual y de comportamiento, y así tratarlos con prioridad.

Bibliografía

  1. Larrateguy, L; Rosselli, R; Hernández Rosales, A; Salas, N; Boero I; Rossa S. Síndrome de apneas Síndrome de apneas-hipopneas obstructivas del sueño. Nuestra Experiencia. Revista Argentina de Medicina Respiratoria. 2003-Suplemento 1-10.
  2. Gozal D , Pope DW Jr . Snoring during early childhood and academic performance at ages thirteen to fourteen years. Pediatrics. 2001 Jun;107(6):1394-9.
  3. Montgomery-Downs HE , Gozal D . Sleep habits and risk factors for sleep-disordered breathing in infants and young toddlers in Louisville, Kentucky. Sleep Med. 2006 Apr;7(3):211-9.
  4. Pérez Chada D, Larrateguy L, Videla A, Bergna M, Khoury M. Hábitos de sueño y somnolencia en adolescentes utilizando un cuestionario específico. Arch Bronconeumol 2004; 40(supl 4):1-38.
  5. Montgomery-Downs HE , Gozal D . Snore-associated sleep fragmentation in infancy: mental development effects and contribution of secondhand cigarette smoke exposure. Pediatrics. 2006 Mar;117(3):e496-502.