Cirugía una mejor opción contra la epilepsia

Gracias a un estudio sobre el procedimiento quirúrgico de la epilepsia se pudo establecer que éste es mucho más efectivo que los tradicionales tratamientos con medicamentos sobre todo en los pacientes que sufren ataques de manera incontrolable.
Según el estudio 15 de 36 pacientes a los que les fue extraído una parte de su cerebro no habían presentado más ataques un año después de practicar el procedimiento. De igual forma, otros ocho de los pacientes no tuvieron ataques tan fuertes que les hicieran perder el conocimiento, ni la noción de su entorno, aclaró el doctor Samuel Wiebe, del London Health Sciences Center en Ontario Canadá.

Por otro lado de los pacientes que fueron tratados con medicamentos, 40 en total, sólo uno no presentó más ataques. Todos los pacientes presentaban la epilepsia en su lóbulo temporal y presentaban ataques de manera recurrente causados por las fallas de las células en el lóbulo del cerebro cerca a la sien.

Para el doctor Greg Barkley, del Henry Ford Medical Center en Detroit y asesor del The Epilepsy Foundation los resultados obtenidos gracias a este estudio son extraordinarios y constituyen un gran avance en la ciencia. "Pienso que el mensaje que deja este estudio es, que si los medicamentos no están funcionando, pensemos en la cirugía y no la dejemos de lado por años y años", explicó Barkley.

A su vez el doctor Robert Fisher, jefe del grupo de epilepsia del Stanford University Medical Center y antiguo presidente del American Epilepsy Society, también resaltó la importancia de los resultados del estudio.

Para estos tres especialistas, Barkley, Fisher y Wiebe, la cirugía ha sido subutilizada para tratar la epilepsia. La cirugía puede generar un daño permanente, más de un 4% de los pacientes que se la practiquen pueden quedar con medio cuerpo sin movimiento y un porcentaje parecido puede perder la memoria verbal de corto plazo.

Ninguna de las personas a las que les fue practicada la cirugía para el estudio sufrió alguno de estos problemas, a excepción de dos que sufrieron pérdidas de memoria. Sin embargo, los riesgos que se corren valen la pena para aquellas personas que no pueden tener una vida normal debido a la enfermedad.

De todas formas muchos médicos han considerado la cirugía como la última opción debido a que hasta ahora no existía un estudio que comparara estos dos tipos de solución para la epilepsia.